lunes, 14 de noviembre de 2011

Que llueva cada día,sí. Que se deslicen las gotas por las carreteras mientras choquen con las ojas débiles,que poco a poco, empiezan a caerse al avanzar el otoño,el lluvioso otoño; el agua no muere nunca, solo se transforma, y si muere es para volver a nacer,da vida, me permite respirar (bien) mientras los pájaros cantan después de que se acabe ese espectáculo de sonidos y imágenes de agua que te permite que tu imaginación eche de menos, imagine, piense y invente.


Hoy llueve y miro al cielo, paso el rato intentando coger las gotas con los dedos,pero van directas al suelo, se deslizan como si fueran de viento,¿cómo voy a continuar,si me sueltan entre tanto viento?


Sí,que llueva cada día,cada nuevo día de tu vida gire alrededor de ti,de tus esperanzas y alrededor del viento,que te lleva a cualquier otro lugar.

1 comentario:

  1. la lluvia me reconforta, parece que se lleva todo lo acumulado en los días de sol y que cuando escampa el aire es más puro...lindas palabras.

    un abrazo

    ResponderEliminar