sábado, 11 de junio de 2011

Entre hormigones- marea

y entre hormigones me verás, entre lunas de alquitrán, 
entre sus pezones tiesos, 
con las persianas levantás, que a la puta oscuriad 
le sobran besos, 

aquí estaré, esperando a que pises 
todas las mañanas grises y las tardes tuertas, 
aquí, de pie, quejío de la acera, 
el amrtillo para espejos de no ver, 
querrás saber de tantos manantiales 
que en mi boca desembocan como lava hambrienta, 
le contaré que nunca fui un poeta, 
para las arrugas viejas soy José.

clèr.





A la luz, la oscuridad me sabe a poco. Ya sabes que entre hormigones, la luz me sabe a luna creciente.Me sabe como el agua que quieres beber en verano, como las mantas que quieres que te abriguen en invierno.Como un abrazo suicida que te hace derramar toda tu vida en lágrimas en vez de gotas de agua.

No hay comentarios:

Publicar un comentario