domingo, 24 de abril de 2011

libre como las palomas.

Sentirse libre, que no le perteneces a nadie y nadie te pertenece, que todo esta fuera de control y que por suerte, estás convencido de que hay cosas que se pierden para siempre, como la estrella que decidió cambiar de galaxia porque el Sol no la acababa de valorar, no lo consiguió a la primera, pero tras intentarlo viajaba por otras galaxias y por mucho que se quedará el recuerdo ya nunca más se sentiría bien en ese sitio, porque simplemente hay cosas que cansan; las mismas conversaciones de siempre, la misma historia, las mismas canciones, las mismas caras, los mismos abrazos y las mismas miradas; si uno se estanca no podrá seguir.
Por lo menos ya no nos echamos de menos, si no nos vemos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario